Las cifras a cambiar antes de 2030 para conseguir la igualdad de género

En cualquier contexto de crisis, ya sea climática o económica, son las personas más vulnerables y próximas a la marginalidad quienes sufren las consecuencias de una forma más grave. Cuantas menos armas tienes para combatir una adversidad, con más fuerza puede golpearte esta. Las mujeres constituyen la mayoría de la población pobre mundial y es por ello que en la Agenda 2030 la igualdad de género es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a cumplir de manera indefectible.

Tanto es así que la campaña de la ONU para el 8M del año 2022 tiene como lema Igualdad de género hoy para un mañana sostenible. Con ello no solo se busca crear conciencia sobre la necesidad de una sociedad igualitaria para el desarrollo sostenible, sino que también reconoce «la contribución de las mujeres y las niñas de todo el mundo, que están liderando los esfuerzos de respuesta, mitigación y adaptación al cambio climático», según explica el portal unwomen.org, la plataforma de las Naciones Unidas dedicada a la mujer.

 

«El 58 por ciento del paro registrado en España corresponde a mujeres. El salario medio de la mujer es casi de 6 000 euros por debajo de lo que perciben los hombres por el mismo trabajo. El 75 por ciento de las personas con un contrato parcial son mujeres»

 

Es absolutamente necesario que todas las personas tomen conciencia, por un lado, de que la sostenibilidad abarca mucho más allá de lo medioambiental y ningún camino hacia ella puede hacerse sin pasar por políticas sociales. Por otro lado, esa conciencia debe incluir el reconocimiento a que sigue existiendo una situación de desigualdad entre hombres y mujeres que puede verse reflejada con facilidad en unos cuantos datos sacados del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. El 58 por ciento del paro registrado en España corresponde a mujeres. El salario medio de la mujer es casi de 6 000 euros por debajo de lo que perciben los hombres por el mismo trabajo. El 75 por ciento de las personas con un contrato parcial son mujeres. Las mujeres ocupan más del doble de tiempo que los hombres a las tareas del hogar y la familia. Por último, las cifras más tristes de la desigualdad: entre 2003 y 2019 hubo alrededor de un millar de asesinatos por violencia de género, teniendo en cuenta que solo cuentan como víctimas oficiales las que son asesinadas por sus parejas. La cifra de víctimas mortales de la violencia machista, la ejercida por hombres contra las mujeres por el hecho de ser mujeres, es aún más amplia y preocupante.

En el caso de Andalucía, las cifras muestran el trabajo que queda por hacer en esta comunidad en pro de la igualdad de género. El 59,12 por ciento del paro andaluz corresponde a mujeres. El salario medio de las mujeres está en 4 000 euros por debajo del de los hombres. El 20 por ciento de las mujeres víctimas mortales de violencia de género son andaluzas. La incorporación de las mujeres al mercado laboral va acompañada de una mayor precarización que en los hombres y su compatibilidad con las tareas del hogar y la familia. Como consecuencia de las dificultades económicas y laborales, las mujeres encuentran más problemas para acceder por sí solas a la compra o alquiler de una vivienda. Y, aún así, no son todas las situaciones de desigualdad a erradicar en Andalucía, pese a que desde la web de la Junta de Andalucía aseguran que su estrategia en este sentido «despunta en igualdad de género, innovación y fortalecimiento de las instituciones, según la radiografía realizada a los presupuestos autonómicos para comprobar su alineación con los retos para el desarrollo sostenible (ODS)».

 

«En Andalucía, el 59,12 por ciento del paro andaluz corresponde a mujeres. El salario medio de las mujeres está en 4 000 euros por debajo del de los hombres»

 

Si se quisiera hacer un análisis redondeado de las cifras mostradas en este artículo para resumirlo a un tercero, sería tan sencillo como decir que las mujeres sufren el doble de adversidades que los hombres y reciben la mitad de beneficios. Así que un buen punto de partida para conseguir la igualdad como parte de las ODS de la Agenda 2030 sería lo que dijo la activista y líder del Partido Feminista Lidia Falcón cuando le preguntaron «¿qué queréis las mujeres?». Ella contestó: «Pues para empezar, la mitad de todo».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *