Erradicar la pobreza, el ODS prioritario

Más de 700 millones de personas en el mundo viven en condiciones de pobreza extrema, encontrando serias dificultades para satisfacer necesidades básicas como la salud, la educación y el acceso al agua o la higiene. La cifra representa al 10 por ciento de la población mundial. Con estos datos, la ONU considera inconcebible un mundo sostenible y justo. Y no le falta razón. Es por ello que la erradicación de la pobreza es el principal Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. La premisa es sencilla: mientras exista la pobreza no habrá sostenibilidad.

La pobreza es un problema que debe ser enfocado de manera global. La lucha conjunta de todos los países debe ir en dirección a «poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo», tal y como anuncian desde el Ministerio de Derechos Sociales de España. En nuestro país, de hecho, la pobreza es un problema que se considera erradicado, pese a que aún persisten problemas relacionados con esta lacra y que afectan principalmente a la infancia. Ningún país, por solventado que tenga este punto, recordamos, prioritario de la Agenda 2030, puede desentenderse de su participación en el esfuerzo común.

Andalucía cuenta con la mayor tasa de pobreza en España.

 

«La erradicación de la pobreza es el principal Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. La premisa es sencilla: mientras exista la pobreza no habrá sostenibilidad»

Según un titular publicado por la Agencia EFE, Andalucía tiene un 35,1 por ciento de población en riesgo de pobreza o exclusión social. En el cuerpo del artículo, con fecha del 15 de octubre de 2021, se explica que pese a que el dato está 2,5 puntos por debajo del año anterior, la pobreza en esta autonomía sigue siendo un 33 por ciento superior a la media nacional. En cifras más claras, según el indicador del del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía diseñado para el cumplimiento de la Agenda 2030, 2 305 000 personas andaluzas están en riesgo de pobreza extrema.

Las carencias de la población de riesgo en Andalucía se dan de distintas formas. Por ejemplo, del total, 678 000 personas viven en hogares con carencias materiales severas y unas 5 000 personas adultas no tienes cubiertas sus necesidades médicas. La pobreza energética es otro de los grandes males en la escasez de recursos con más de 11 000 hogares en Andalucía incapaces de mantener una temperatura adecuada. Además, existen 8 500 hogares en situación de hacinamiento debido a la pobreza en las familias. En su estrategia, la Junta de Andalucía reconoce que «el avance equilibrado de las tres dimensiones del desarrollo sostenible se convierte en un requisito indispensable en un contexto de crisis económica que ha llevado a la tercera parte de la población activa andaluza al desempleo, con mayor incidencia en jóvenes y mujeres».

 

«Andalucía contempla un plan dividido en trece áreas de actuación enfocadas a la consecución de la igualdad y la justicia social como base del desarrollo sostenible. Estas acciones pasan por la creación de empleo decente y protección social para los más pobres»

 

Aunque no podemos decir, en una visión global de los problemas, que Andalucía sea la región del mundo más castigada por la pobreza, su situación dentro del marco español y europeo sí que resulta un problema prioritario, como ocurre en la consideración de la ONU a nivel mundial. Por ello, Andalucía contempla un plan dividido en trece áreas de actuación enfocadas a la consecución de «la igualdad y la justicia social como base del desarrollo sostenible». Estas acciones «requieren del concurso de la cohesión social que en las circunstancias actuales pasa por la creación de empleo decente y protección social para los más pobres».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.