Menos de la mitad de las empresas andaluzas cuentan con planes ODS

 

Según el Observatorio Empresarial OECA, el 49,1 por ciento de las empresas andaluzas ha puesto en marcha algún plan para implementar los ODS. Y casi seis de cada diez, el 57,1 por ciento, ha identificado algún ODS en el que involucrarse.

Que a ocho años y pico de la fecha límite del cumplimiento de la Agenda 2030 casi la mitad de las empresas andaluzas ya integren algún ODS en su producción es tan buen dato como mal dato es que a ocho años y pico del cumplimiento de la Agenda 2030, algo más de la mitad de las empresas andaluzas aún no lo hagan.

El último informe El papel de los empresarios y ejecutivos en la consecución de la Agenda 2030 sobre la implementación de los ODS en las empresas andaluzas, elaborado por el Observatorio Empresarial para la Consecución de la Agenda 2030 (OECA) de la Confederación de Empresarios de Andalucía, señala además que los empresarios andaluces se han familiarizado en los últimos años con la Agenda 2030 y los ODS, motivo por el que probablemente el número de empresas que se han sumado ya a este necesario cambio siga siendo relativamente bajo. Para Manuel Bellido, director de OECA y autor del informe, es necesario «redoblar esfuerzos para ser mínimamente optimistas en poder llegar al 2030 con los deberes hechos». Bellido se muestra optimista sobre el hecho de que el desarrollo sostenible es a día de hoy un debate empresarial presente, gracias a que al menos un 78 por ciento de las empresas tiene un conocimiento mínimo sobre la Agenda 2030, y un 86 por ciento lo tiene sobre los ODS.

 

«El director de OECA también reconoce que los pasos que se están haciendo son lentos, pero acertados y se muestra optimista con los empresarios que han encontrado en la Agenda 2030 una hoja de ruta nueva y de valor»

 

Aunque el crecimiento del número de empresarios que comienzan a integrar alguna ODS en su modelo productivo aún es lento, cada vez son más los que comienzan a reconocer los beneficios económicos que para sus empresas tendrían la integración de estos. Aunque lo ideal es que comenzasen a hacerlo por cuestiones más urgentes que las monetarias. Tal y como destacaba Bellido en una entrevista para Diario de Córdoba, debemos «creernos que el cambio climático es una amenaza real. Cometemos un grave error si no aprovechamos este momento histórico para un reinicio diferente«. El director de OECA también reconoce que los pasos que se están haciendo son «lentos, pero acertados» y se muestra optimista con los empresarios que «han encontrado en la Agenda 2030 una hoja de ruta nueva y de valor».

La necesidad de un cambio transversal en pro de los modelos de producción sostenibles es cada minuto más urgente. Parece que aún queda un largo trabajo de concienciación acerca de la realidad del cambio climático o políticas empresariales más justas con los trabajadores y el entorno y, pese a lo positivo de los datos de OECA, la actual marca en la contrarreloj no nos favorece en absoluto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *