¿Y si lo mejor de la aceituna resulta que es el hueso?

 

A medida que nos interesamos más por un modelo de vida sostenible nos damos más cuenta de que lo que estamos sufriendo en realidad son las consecuencias de una falta de interés. Por ir a lo fácil y a lo que más dinero da con menos gasto. Monetario, se entiende. En lugar de habernos molestado antes en encontrar la mejor opción a la hora de producir, consumir y utilizar nuestros recursos de forma más rentable. Ecológicamente, claro. Si esto no fuese así, a lo mejor no tendríamos que haber esperado a que Olivarera Los Pedroches (Olipe) nos descubriera que con el hueso de la aceituna se pueden fabricar bioplásticos. Y que además esto resulta rentable ecológica y económicamente.

La empresa cordobesa, ubicada en la localidad de Pozoblanco, está dedicada a la producción de aceite de oliva virgen extra ecológico en un entorno, el de la Sierra Morena cordobesa, que cuenta con ocho mil hectáreas de olivar. Su proceso de producción, ampliamente detallado en su página web, es cien por cien respetuoso con el entorno. Una característica de excelencia en sostenibilidad avalada por varias certificaciones como PAS 2050 Verificación de la Huella de Carbono, que reconoce a las empresas concienciadas con la necesidad de revertir los efectos del cambio climático y actúan reduciendo al mínimo la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. PAS 2050 es una especificación publicada por British Standards Institution en 2008 y garantiza a los reguladores, clientes, empleados, accionistas, posibles inversores, grupos medioambientales, medios de comunicación y hasta competidores la integridad, el grado de ejecución y la transparencia del cálculo de la huella de carbono de una empresa.

 

«El compromiso de Olivarera Los Pedroches con un desarrollo sostenible se basa en un decálogo propio que establece principios como el respeto a la biodiversidad, el bienestar animal, el cuidado medio ambiente, la necesidad de luchar contra el Cambio Climático y una producción ecológica por el desarrollo y la igualdad»

 

Ahora, Olipe se ha involucrado en el proyecto GO-OLIVA junto con el Instituto Tecnológico del Plástico para el aprovechamiento industrial del hueso de la aceituna. Olivarera Los Pedroches es pionera en producción ecológica. Tal y como reza en su web, «la conservación del entorno debe ser nuestro gran legado y la esencia de nuestro proceso de elaboración». La empresa, con un equipo de trabajo de diez personas y novecientos sesenta socios, ha visto en el hueso de la aceituna una alternativa sostenible para proporcionar productos plásticos del sector envase, que permitirá encontrar una aplicación de alto valor añadido al hueso de la aceituna, que hasta ahora no había pasado del platillo de café al centro de la mesa, para la obtención de nuevos compuestos bioplásticos.

Además, el compromiso de Olivarera Los Pedroches con un desarrollo sostenible se basa en un decálogo propio que establece principios como el respeto a la biodiversidad, el bienestar animal, el cuidado medio ambiente, la necesidad de luchar contra el Cambio Climático y una producción ecológica por el desarrollo y la igualdad. Todas estas bases se encuentran recogidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas para la Agenda 2030.

Probablemente, las pequeñas acciones de las empresas modestas sean las que hagan posible los grandes cambios que pretenden los gobiernos en sus discursos dirigidos a las grandes corporaciones que nos han llevado a esta situación. Como dice la famosa frase atribuida al activista Patrick Geddes, «Piensa global, actúa local».

 

Fotos: Facebook de Olivarera Los Pedroches – Olipe

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.