Bioplásticos Genil, contra uno de los mayores contaminantes

No cabe duda de que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la meta de un mundo sostenible en lo que a medioambiente respecta es el uso de los plásticos. Reducir la producción y el uso de este material es urgente.

En la mayoría de los casos, el plástico tiene un solo uso e inmediatamente es convertido en basura. Esto supone a nivel mundial que cada año ocho millones de toneladas de plástico acaben en el mar, dañando los ecosistemas submarinos y poniendo en peligro cada día la vida de miles de sus habitantes. Solo en Andalucía, se arrojan diariamente ciento veintiséis toneladas de plástico al mar, según denunciaba un artículo de eldiario.es en mayo de 2021.

Si esto no es una llamada a la acción para los fabricantes de plásticos, consumidores y empresas usuarias, no sabemos qué lo será. El dato provoca poco menos que escalofríos. Es basura en el mar que, además de contaminar y destruir la naturaleza, vuelve a nuestro organismo mediante la ingesta de los alimentos que nos procuran los océanos.

Bioplásticos Genil, empresa ubicada en Granada desde hace tres décadas y media, muestra una alternativa al uso de bolsas de plástico convencional, el que se consigue a partir del petróleo, que supone una gran ayuda para, al menos, reducir la emisión de este material al mar. La empresa granadina está dedicada a la fabricación de bolsas de plástico usando como materias primas el maíz, el almidón o la patata. Compuestos biodegradables y compostables que suponen una reducción considerable de los niveles de contaminación del agua. Eso sí que es un avance. A día de hoy, Bioplásticos Genil abastece a más de veinte mil clientes con bolsas baratas, biodegradables y de alta calidad. Uno de los colectivos profesionales más frecuentes entre la clientela de esta empresa que apuesta por la sostenibilidad son las farmacias, aunque atienden a todo tipo de comercios.

 

«Bioplásticos Genil abastece a más de veinte mil clientes con bolsas baratas, biodegradables y de alta calidad. Entre sus clientes, uno de los colectivos profesionales que más apuestan por la sostenibilidad son las farmacias»

 

Imagina que de esas ciento veintiséis toneladas de plástico que diariamente arrojamos al mar los andaluces la mitad desapareciese sola, convirtiéndose, además, en abono para el suelo. ¿No sería un gran alivio para nuestros mares y océanos? Pues esta empresa cuenta con varias certificaciones, apreciables en los sellos de sus bolsas, que catalogan sus bolsas como material biodegradable compostable. Que respeta el entorno y ayuda a su mejora. Será por toda esta labor, por este necesario compromiso con la naturaleza, la biodiversidad y el respeto hacia los ecosistemas, que en 2002 recibió desde Cooperación Internacional un galardón como empresa solidaria.

En Andalucía, además, las bolsas biodegradables y reutilizables están exentas del pago de la tasa la bolsa. Pero esto último quizás sea lo de menos. No debemos hacerlo porque nunca tengamos diez céntimos sueltos para la bolsa del súper. Hagámoslo porque el súper pueda regalarte la bolsa y porque lo que hayamos comprado no nos devuelva, como una venganza, las partículas tóxicas con las que despreciamos las riquezas de nuestra comunidad autónoma y de todo el planeta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *