Kaura: harinas circulares para los animales de granja

 

Unos 900 millones de aves, cerdos, ovejas y vacas entraron en los mataderos españoles en 2021 para abastecer la demanda de carne de consumo. Esta industria que llena los estantes de tiendas de alimentación de productos comestibles genera unos residuos que no son, ni mucho menos, basura. De reaprovechar las partes de los animales que no van a llegar a nuestras mesas se encarga de forma líder en Andalucía la empresa Kaura Coproducts, ubicada en Salteras (Sevilla).

El producto que sale de Kaura es una harina de proteínas, sustrato básico para que otras industrias elaboren el alimento que ingieren perros, gatos, y también los animales de piscifactoría. Kaura logra que un aparente residuo se convierta en materia prima, evitando que algo con valor –partes de los animales de granja– acabe destruido. Además, reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera al reciclar materia orgánica. Y libera a las plantas de residuos y a vertederos de una ingente cantidad de material, pues la devuelve a la cadena productiva.

 

«El producto que sale de Kaura es una harina de proteínas, sustrato básico para que otras industrias elaboren el alimento que ingieren perros, gatos, y también los animales de piscifactoría. Kaura logra que un aparente residuo se convierta en materia prima»

 

En sus instalaciones de Salteras elabora la harina de proteína con una tecnología que ha logrado incluso evitar los olores inherentes a este tipo de actividad. Asimismo, ofrece a los ganaderos un servicio de recogida, obligatorio para ellos, de reses que han finalizado su ciclo vital de forma prematura, antes de llegar a matadero. Los animales que fallecen en las granjas deben ser retirados y su materia orgánica tratada. Este proceso concreto acaba generando dos elementos de categoría 1. Las harinas se introducen en hornos de combustión de cementeras debido a su alto poder calorífico y a su neutra emisión de CO2. Las grasas C1 se destinan a la fabricación de biodiésel.

La empresa sevillana recicló durante 2019 un total de 105.279 toneladas de descartes de los mataderos. En concreto, estos restos de animales de granja se convierten en agua (65 %), harina (20 %) y grasa (15 %), en una factoría que utiliza energía de fuentes renovables. Incluso la propia agua que produce le sirve para autoabastecerse. Las emisiones de gases de efecto invernadero, a pesar de que cada año aumenta la producción final, mantiene un ratio de toneladas de CO2 por tonelada producida estable en 0,11.

Rocío Cordero, la ingeniera ambiental de Kaura, indica durante el recorrido por las instalaciones que la empresa ha sido elegida en dos ocasiones dentro de las 101 Iniciativas que la Comunidad por el Clima, impulsada el Ministerio para la Transición Ecológica, debido a que se ejecuta un plan de trabajo relevante e innovador en la lucha contra el cambio climático.

 

 

En concreto en el ámbito de la acuicultura ha conseguido que no se alimente a los peces con harinas extraídas del procesamiento de otros peces, pues de esta insostenible manera se va progresivamente esquilmando el recurso natural. Kaura innova generando harinas para acuicultura que proceden de restos avícolas, mucho más abundantes y que, por supuesto, no merman los bancos pesqueros.

 

«El objetivo del proyecto harinas circulares está basado en sustituir la economía lineal basada en «extraer, procesar, consumir y tirar» por una economía circular que consiste en reintroducir en el proceso productivo materiales que otras empresas consideran residuos y que han llegado al final de su vida útil»

 

El objetivo del proyecto harinas circulares está basado en sustituir la economía lineal basada en «extraer, procesar, consumir y tirar» por una economía circular que consiste en reintroducir en el proceso productivo materiales que otras empresas consideran residuos y que han llegado al final de su vida útil, para darle un nuevo uso y convertirlos en nuevos productos, según Rocío Cordero.

Anualmente Kaura realiza el cálculo de su huella de carbono. En este estudio se estiman las toneladas de CO2 que emite la industria al medio, desde que se recoge la materia prima hasta que el producto final se deja en la puerta del cliente. Kaura Coproducts, además de perseguir objetivos relacionados con el medio ambiente y la mitigación del cambio climático, apoya objetivos sociales de desarrollo social y rural, de innovación, crecimiento económico, etc. Todo esto hace que se encuentre dentro del marco de los ODS de Naciones Unidas.

La empresa sevillana ha logrado recientemente el hito de situarse como quinta empresa en facturación dentro del sector de aceites y grasas en España con unas ventas referidas a 2018, que alcanzaron los 31,8 millones de euros. Así al menos lo establece el ranking que elabora cada año Eleconomista.es.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.