Ortiz & Reed camina hacia la economía circular como otros ya quisieran

No son pocas las empresas que en su producción desperdician un porcentaje alto de material útil. Sobrante que se queda fuera de los patrones de la fabricación y acaban siendo basura cuando en realidad está en perfectas condiciones para su uso. La economía circular es un sistema de producción que propone la reincorporación de estos materiales a la cadena, así como la de los productos cuando ha terminado su vida útil. Es decir, cree en la reencarnación de los bienes. Y a eso, amén.

Andalucía cuenta todavía con pocos creyentes. Son todavía muy pocas las empresas que disponen de un sistema de economía circular. Entre esos pocos creyentes encontramos a Jose Manuel Ortiz, director gerente y propietario de Ortiz & Reed, una marca de zapatos para hombre con sede y fábrica en Linares, Jaén.

Ortiz observó en una visita a la fábrica que se desperdicia una gran cantidad de material y no tardó en buscar asesoramiento en la Universidad de Jaén, donde encontró al economista experto en economía circular Pedro Nuñez-Cacho, quien le propuso la puesta en marcha para el reciclaje del material sobrante en su producción. El principal objetivo es la reutilización del material que sobra en el corte del cuero para las formas de los zapatos, que es donde más material se pierde. El siguiente paso es convertir parte de ese material en mochilas y bolsas para los zapatos para dejar de utilizar plástico y cartón para las cajas. Y, finalmente, quiere integrarse un sistema de reciclaje de los zapatos después de haber sido utilizados por el comprador para tratarlos y hacer zapatos nuevos. La idea es que la fábrica sea un punto de partida, fin y, de nuevo, partida. Un ciclo que representa a la perfección el principio de la economía circular: producir, utilizar, reciclar, reparar y reutilizar. Sucesivamente.

Núñez-Cacho señala necesario un plan y cierta inversión que ya ha empezado, en mayor o menor grado, en las grandes empresas y encuentran la mayor dificultad en que no sean solo las empresas productoras las que adopten este sistema, sino también sus proveedores para que todo el proceso sea igual de sostenible. En Andalucía todavía son muy pocas las empresas con un proyecto de producción completo de economía circular.

 

«La idea de Ortiz & Reed es que la fábrica sea un punto de partida, fin y, de nuevo, partida. Un ciclo que representa a la perfección el principio de la economía circular: producir, utilizar, reciclar, reparar y reutilizar»

 

La política debería marcar el paso, pero le cuesta seguirlo

Pese a que hace años que la Agenda 2030 es una realidad en todo el mundo, el Gobierno Andaluz aún debe avanzar en la necesidad de establecer políticas que impulsen los modelos de economía circular. En junio de 2020, a una década del cumplimiento de los objetivos, el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, anunció la aprobación inminente de una Ley de Economía Circular. Sin embargo, a día de hoy sigue siendo un anteproyecto de ley estancado. Vamos tarde. Por su parte, la Consejería de Transformación Económica e Industria inició la elaboración de un plan para el desarrollo de «la nueva política industrial de Andalucía 2030», pero este plan pasa por alto la integración de la economía circular, pieza fundamental para un modelo de producción sostenible. Vamos mal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.