Álvaro Barrera: «Andalucía lidera la producción ecológica tanto en superficie como en industria»

Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia, asociación profesional española de la producción ecológica, considera que «el andaluz es ecológico en producción, ya que el cincuenta por ciento de la superficie ecológica española se encuentra en Andalucía».

 

En el terreno de la producción ecológica la máxima autoridad es la asociación profesional española de la producción ecológica, Ecovalia. Su presidente, Álvaro Barrera Fernández (1977, Sevilla), veterinario bromatólogo de formación, recuerda que el andaluz es ecológico en producción, ya que el 50 por ciento de la superficie ecológica española se encuentra en Andalucía. Y afirma que «uno de los problemas de la sociedad es la desinformación, pese a la cantidad de información. Esa es una labor que desde Ecovalia tenemos que hacer y trasladar la imagen real».

 

– Ecovalia es la asociación profesional española de la producción ecológica. Cuéntenos cómo surgió esta iniciativa y cómo es el día a día de esta asociación.
– Ecovalia, la asociación profesional española de la producción ecológica, nació en 1991, por lo que ya suma más de treinta años de trayectoria. Los comienzos no fueron sencillos: unas pocas hectáreas, unos pocos pioneros, incomprendidos la mayoría de las veces. Años en los que Ecovalia promovía y amparaba con escasos recursos estos primeros pasos. Fueron inicios de muchos experimentos, de mucha formación, de pocos medios, pero mucha imaginación. Actualmente, Ecovalia tiene una masa social de más de 17.000 productores, agricultores, ganaderos, industrias, transformadores y elaboradores. Nuestro objetivo principal es seguir apostando por la producción ecológica, porque cuenta con argumentos contundentes que la posicionan como la herramienta más eficaz y el único sistema de producción reglado que contribuye a la mitigación y adaptación al cambio climático. En Ecovalia, además, venimos trabajando por el Objetivo 2030, para que en el año 2030 lleguemos a que el 20 por ciento del consumo en España sea ecológico.

¿La producción ecológica está asentada y en crecimiento continuo? ¿Qué porcentaje representa del total? ¿Las cifras satisfacen a sus impulsores?
– El sector se encuentra en pleno crecimiento. A pesar de que los datos son positivos, para llegar al objetivo marcado por Europa se hace necesaria una apuesta de las administraciones –a todos los niveles– por la producción ecológica, un sistema que está en el centro de la mesa de las políticas europeas en el horizonte 2030. Y una apuesta de forma decidida para incrementar el consumo. España contabiliza actualmente 2 437 891 hectáreas de superficie ecológica. Un 10 por ciento de la superficie agraria útil del territorio español está en ecológico. Esto supone que para alcanzar el 25 por ciento fijado por la Unión Europea para 2030, nuestro país tendrá que sumar en los próximos años más de cuatro millones de hectáreas.

 

«España contabiliza 2 437 891 hectáreas de superficie ecológica. Un 10 por ciento de la superficie agraria útil del territorio español está en ecológico. Para alcanzar el 25 por ciento fijado por la Unión Europea para 2030, nuestro país tendrá que sumar en los próximos años más de cuatro millones de hectáreas»

 

– ¿Cuáles son los mayores enemigos de la producción ecológica y cómo luchan contra ellos?
– El mayor enemigo podría ser la falta de información que existe. El consumidor cree que la diferencia de precio es el principal freno al consumo eco, pero no siempre es un obstáculo. En algunas producciones, el diferencial es del 20 por ciento y en otras es del 200 por ciento debido al sistema de producción. En aceite, por ejemplo, puede ir en torno a un euro y en un monogástrico (pollo o cerdo), el diferencial puede ser de un 200 por ciento. Lo importante no es el precio, es el valor. En un kilo de producto ecológico tenemos más porcentaje de alimento que en uno de convencional, debido fundamentalmente a la diferencia de fertilización que aporta menos cantidad de agua al alimento. Tenemos que ser conscientes de que los productos provenientes de producción ecológica cuentan con el valor añadido de que aportan salud a las personas y al medio ambiente, además de mayores beneficios como el incremento de la biodiversidad, bienestar animal y fijación de la población rural. Además, en algún momento habrá que meter los costes que para la sociedad tiene la producción con síntesis química. Por ello, desde Ecovalia estamos trabajando en la educación desde edades tempranas, con proyectos como EducaBio, y en la formación, así como en la divulgación a través de los diferentes concursos que tenemos, como el de Biorestauración.

– En su opinión, ¿qué imagen percibe de la agricultura ecológica la sociedad civil, la opinión pública en general? ¿La valora? ¿La paga?
– La opinión pública cada vez es más favorable, sobre todo porque cada vez son más las personas que conocen los beneficios de la alimentación ecológica. Durante la pandemia, el sector de la producción ecológica ofreció su aportación a la generación de alimentos seguros, de salud, que aportan beneficios para las personas. Esto se reflejó en un incremento de consumo de productos ecológicos, en torno a un 35 por ciento, durante los meses de marzo y abril, con respecto a los mismos meses de 2019. Ante esta crisis sanitaria, la sociedad se refugió en la producción orgánica y esto es muy positivo. El perfil del consumidor ecológico ha cambiado, ya que el 60 por ciento de los nuevos consumidores tienen menos de 35 años. Además de consumir productos ecológicos por salud, ahora se ha cambiado la tendencia y se consume producto ecológico por conciencia medioambiental. Y los valores añadidos se pagan. Si ponemos un producto correctamente etiquetado de producción ecológica y otro convencional, obviando otros factores (accesibilidad, disponibilidad, precio), ¿cuál elegirá el consumidor sin dudar?

 

Álvaro Barrera Fernández, asociación profesional española de la producción ecológica. Foto: Ecovalia

 

¿Cómo se logra convencer a, por ejemplo, agricultores o ganaderos tradicionales, los de toda la vida, de que deben ser más respetuosos con el medio ambiente, la biodiversidad y el bienestar animal?
– Poco a poco muchos de ellos se están dando cuenta de que es la única salida. Ellos son muy conscientes de las prácticas que hay que llevar a cabo para cumplir con lo que me preguntas. El profesional sabe que la agricultura o ganadería ecológica es un sistema productivo profesional y que incorpora un manejo que ha dejado de lado el hecho de estar pendiente de su suelo, sus plantas o animales. El hecho de aplicar medidas de manejo y la nueva tecnología que ha desarrollado la producción ecológica. De ahí el crecimiento exponencial de su superficie y número de productores en España. Vuelvo a decir que el principal problema de este sistema de producción es su desconocimiento.

 

«Tenemos que ser conscientes de que los productos provenientes de producción ecológica cuentan con el valor añadido de que aportan salud a las personas y al medio ambiente, además de mayores beneficios como el incremento de la biodiversidad, bienestar animal y fijación de la población rural»

 

¿Reciben los productores ecológicos las suficientes ayudas de las Administraciones?
– Es complicado. Por lo que aportan a la sociedad, seguro que no. Ahora tenemos que ser conscientes de que la principal ayuda que demanda un productor es la eliminación de burocracia y en esa los productores ecológicos están en las máximas cotas. En los últimos años, la Administración Andaluza ha estado trabajando en eliminarlas y se están empezando a ver los resultados. Otro tipo de ayudas son las que posibilitan el valor añadido de sus producciones, acceso a comercialización directa, ayudas al consumo de productos ecológicos, ayudas para centros de tipificación y sacrificio de animales, repercusión de bajada del IVA de los productos ecológicos en función de su aportación a la sociedad… Todo ello pondría mayor producción en los lineales, con más beneficio para las productores y bajada de precios.

¿El futuro de la industria agroalimentaria será ecológica-sostenible o no será?
– La producción ecológica es el único sistema reconocido por la Unión Europea que produce alimentos de forma sostenible con una norma común para todos los estados miembros. Es un sistema agronómico, medioambiental y socialmente sostenible. Incrementa la fertilidad del suelo, con lo cual no está hipotecando las futuras producciones. Permite una sostenibilidad real de las cuentas de explotaciones y maneja una biodiversidad de explotaciones y empresas ecológicas, que hacen posible que estas empresas tengan un arraigo en el terreno. Teniendo en cuenta estos parámetros, tenemos que apostar por un futuro verde.

– En las redes sociales cuando hablamos de cosas como sostenibilidad, cambio climático o Agenda 2030 nos llueven los insultos (también los apoyos, cómo no). ¿Qué está pasando? ¿Una parte de la población se ha creído el mensaje de que el desarrollo sostenible trae globalismo y pobreza?
– Uno de los problemas de la sociedad es la desinformación, pese a la cantidad de información. Esa es una labor que desde Ecovalia tenemos que hacer y trasladar la imagen real. Somos un sistema de producción que conocen 440 millones de europeos, que es agronómicamente productivo, económica rentable y climáticamente necesario. Esto es real y aseguramos el suelo para cultivar el futuro, la eliminación de organoclorados y órgano fosforados de la salud, disruptores endocrinos, etcétera.

 

«El objetivo de que el 30 por ciento de la superficie agraria útil en España sea ecológica no nos puede parecer un planteamiento más acertado. En España nos tenemos que creer que la producción ecológica es una apuesta necesaria y de futuro. Sí, puede parecer un objetivo ambicioso, pero es, sobre todo, necesario»

 

– La Agenda 2030 plantea una producción y consumo responsables. Propone que para ese año el 25 por ciento de la superficie agraria útil de Europa sea ecológica. ¿Le parece un planteamiento acertado? ¿Quizá excesivamente ambicioso?
– Europa ha aprobado el Pacto Verde (Green Deal), donde se apuesta claramente por la producción ecológica. Hay entidades, como Ecovalia, que se comprometen con el Objetivo 2030, para que en el año 2030 lleguemos a que el 20 por ciento del consumo en España sea ecológico. Y que el 30 por ciento de la superficie agraria útil en España sea ecológica no nos puede parecer un planteamiento más acertado. En España nos tenemos que creer que la producción ecológica es una apuesta necesaria y de futuro. Hay que apoyar la producción y el consumo. Sí, puede parecer un objetivo ambicioso, pero es, sobre todo, necesario.

– ¿Cumplir con objetivos sostenibles es un deber ético o un buen negocio?
– Por supuesto que es un deber ético. Y voy más allá. Estamos en una situación ambiental que no te permite otra, en la que el único modelo que cabe es un modelo sostenible. Es un deber que tenemos con las generaciones futuras.

– ¿El andaluz es ecológico?
– El andaluz es ecológico en producción, ya que el 50 por ciento de la superficie ecológica española se encuentra en Andalucía. La comunidad andaluza lidera la producción ecológica tanto en superficie como en las actividades industriales y cuenta con el apoyo institucional que ha hecho que el último año hemos llegado al  29,7 por ciento de su SAU en ecológico, cumpliendo ocho años antes con el objetivo que marca Europa. No obstante, en consumo sigue el patrón del resto de España. En España, el gasto por habitante al año en productos ecológicos se sitúa en torno a los 58,15 euros, mientras que en países como Suiza y Dinamarca está en 418 y 384, respectivamente.

 

 

EN CORTO 

  • Una razón para apostar por ella. Futuro.
  • Su ODS favorito. Es difícil decir uno solo, pero creo que para lograr poner fin a la pobreza hay que conseguir todos los demás anteriormente.
  • Un enemigo para lograrla. Educación y falta de información.
  • Un aliado para llegar a la meta. Combatir las dos anteriores.
  • Un motivo para creer. Las próximas generaciones.
  • Una esperanza para el futuro. Mayor entendimiento entra las personas.
  • Un pensamiento sobre Andalucía. Que llegue al lugar que le corresponde en mundo. Es su futuro.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.