Ana Jiménez: «Anuscas Family ha sido sostenible sin saberlo»

La empresaria Ana Jiménez Izquierdo es la fundadora de Anuscas Family: bolsos y complementos singulares e irrepetibles bajo el concepto sostenible de moda slow. Una gran emprendedora, un gran proyecto, una gran mujer.

 

Ana Jiménez Izquierdo es la fundadora de Anuscas Family. Creó en 2007 esta marca en su propio piso de Sevilla y tuvo la feliz idea de combinar diseño de moda con la reutilización de tejidos para crear unos bolsos, mochilas y complementos singulares e irrepetibles. Es el concepto de moda slow. Sin formación en diseño, ha dado a luz una empresa exitosa que vende a Nueva York, Alemania, Italia y, por supuesto, España. Hoy en día comercializan sus productos tanto en línea y a mayoristas como en su tienda física, que está ubicada justo detrás de Alameda de Hércules de la capital andaluza, calle Santa Clara. Anuscas, por cierto, es su apodo de infancia. Ana Jiménez nos cuenta su historia, la importancia de la creatividad para ella y lo que necesita para sobrevivir en clave de empresa sostenible en Andalucía.

 

Una entrevista de Sally Erritsos-Dulson

 

 

– ¿Cómo se te ocurrió la idea de Anuscas Family?

– En los años 90 tuve una empresa de ropa de segunda mano. Durante cinco o seis años estuve trabajando en ese sector, y desde allí empezamos un poco a reutilizar prendas. En la segunda mano compramos mucho volumen de prendas: algunas que son válidas para la venta directa y otras que al final te acaban sobrando. Y bueno, allí comenzó el interés de reutilización y el formato como existe hoy en día. Yo siempre he cosido, y en 2007 me presenté a una feria de artesanía con bolsos hechos con retales. Me fue bien y desde entonces seguimos en activo. Todo empezó por una llamada interior: me encantaba la costura, me encantaba la ropa de segunda mano, sentía atracción por tejidos antiguos. Pero ya empezamos a darle forma a la idea y nos centramos sobre todo en la reutilización de prendas de caballero. Sacamos patrones, que todo saliera de la misma prenda para que el residuo fuera menor, etc.

– ¿Habías tenido experiencia previa en diseño de moda?

– No, no tengo ninguna base técnica. O sea, mi carrera no tiene un soporte de estudio de diseño, ni estudio de costura, ni nada. En mi casa se cosía y así fui cogiendo ingredientes. Lo moví y al final ha aparecido Anuscas Family.

– ¿Quiénes forman el equipo de Anuscas Family? 

– Carmen y yo, aunque ahora estamos trabajando con otros. Digamos que ahora mismo estamos en la última fase de lo que fue la pandemia. Reestructuramos nuestro modelo de negocio. Ya sí es una empresa formada, con una base sólida, unos gastos, unos ingresos. La parte bonita, soñadora, ha pasado a ser real y vivimos de esto. A partir de la pandemia empezamos a colaborar con la marca SKFK de moda sostenible, que es de las más potentes a nivel español y venden a todo el mundo. Nosotros le diseñamos y fabricamos los bolsos junto con otro taller que está también aquí en Sevilla.

 

«Desde la pandemia empezamos a colaborar con la marca SKFK de moda sostenible, que es de las más potentes a nivel español y venden a todo el mundo. Nosotros le diseñamos y fabricamos los bolsos junto con otro taller también de Sevilla»

 

– ¿Se puede decir que es una empresa andaluza con miras internacionales?

– A ver, en Andalucía tenemos un problema: es muy difícil ser profeta de tu tierra. Es complicado. Es verdad que todo lo que funciona fuera aquí llega más tarde. Yo llevo 16 o 17 años afincada en el mismo sitio con la misma marca y realmente mi público todavía no es el público de Sevilla. O sea, cada vez mi nombre es más conocido, pero mi proyección, que mi empresa vaya a mejor, no me lo marca el público de Sevilla. Me lo marca el exterior.

 

Ana Jiménez Izquierdo, fundadora de Anuscas Family. Foto: Sally Erritsos-Dulson

 

– ¿Qué consideras más importante? ¿La sostenibilidad o el diseño?

– Nuestra marca ha sido sostenible incluso sin saberlo. Cuando empezó el tema de la sostenibilidad ya llevábamos un recorrido importante. Yo empecé a reciclar prendas, pero porque me gustaba. Creo que los parámetros dependen del tamaño de la empresa. O sea, cualquier cosa que haga Inditex no va a ser sostenible, porque es insostenible. Para una empresa pequeña como nosotros, todo el material con el que trabajamos son restos de fabricación o reutilización de prendas, o la siguiente línea en la que hemos estado trabajando que son tejidos de fibras recicladas, todo ello fabricado y diseñado aquí en España. Para mí, ahora, hoy en día, son los cuatros pilares, y sobre todo la fabricación local.

– Haces muchas colaboraciones, ¿verdad?

– Sí, me encantan las colaboraciones. Me parece una forma de salir de tu zona de confort y de meterte en el pellejo de otra persona. Hemos trabajado con Debaga, con el tema de los bordados, que son tejidos muy seleccionados, casi todo de tejidos japoneses. Con SKFK, que es una colaboración sólida. Yo estoy encantada con cualquier tipo de colaboración, la verdad.

– ¿Has tenido alguna dificultad añadida por el hecho de crear esta empresa aquí en Andalucía?

– Bueno, yo pienso que también es por el poder adquisitivo. Los bolsos son hechos a mano y con este tipo de material tienen un precio. Aquí en Andalucía la conciencia social y de sostenibilidad va a un ritmo diferente que en el norte o Europa. Cada vez más. Una cosa que también nos ayudaba es que la evolución de nuestros diseños está llegando a gente que le da igual que sea sostenible, que ya es como un plus. Eso también es importante. Llegar a personas que a lo mejor no se lo plantean… Cuando llega Zara o una marca grande que ya están hablando de la sostenibilidad, es muy difícil competir. Lo que nos ha ayudado sobre todo es mantener el mismo argumento desde la primera hora.

 

«En una empresa pequeña como nosotros, todo el material con el que trabajamos son restos de fabricación o reutilización de prendas. O la siguiente línea en la que hemos estado trabajando, que son tejidos de fibras recicladas. Todo ello fabricado y diseñado aquí en España»

 

– Y cuando tú entras en tiendas como Zara o Mango, cadenas de fast fashion, ¿qué piensas?

– Pues pienso que tiene que haber de todo. Lo importante es que la gente sepa diferenciar. No tiene que ser todo blanco o negro, no nos vamos a volver todos más sostenibles, no hay nada supersostenible cien por cien. Pero sí que una persona que entra aquí y vea que los materiales están fabricados en España y que hacemos reutilización, y que yo desmonto a mano una chaqueta y la hago, pues eso tiene un precio. Pero que compare con lo que hace una gran cadena, el proceso no tiene nada que ver. Quiero que el mensaje sea claro, que cada uno verá. La oferta y la demanda, eso va a existir siempre.

– ¿Cómo planteas el futuro de Anuscas Family? ¿Quieres vender en más países?

– A ver, nuestra forma de fabricar por ahora tiene un tope. Nosotros fabricamos con talleres pequeños. Pero con respecto al futuro, a mí lo que me gusta es el proceso creativo, eso es fundamental, porque la parte de la producción al final, por lo menos en mi caso, es una parte que ya se le pierde la esencia. Esa es la parte que yo disfruto. Por ejemplo, Carmen es más productora, le encanta el tema del taller. Está bien siempre tener gente que nos vayamos aportando.

– Entonces, tu objetivo es seguir con la creatividad, ¿no? 

– Sí, eso es fundamental. Bueno, aparte de vender. Esta es una empresa y hay que pagar. Pero el lado creativo es muy importante. Este año, por ejemplo, hemos tenido un proyecto que me ha encantado, que de hecho sigue para adelante. El Ayuntamiento de Sevilla creó la nueva marca Sevilla. Le hemos hecho todos los regalos promocionales para entregar a los ejecutivos que vienen de fuera, a los consorcios de turismo, etc. Me parece muy interesante que un organismo como el Ayuntamiento tire de creativos de la ciudad, porque no pasa normalmente. En Sevilla hay muchos trabajos desconocidos y esto da visibilidad a estos tipos de proyectos, y todo es con reciclados de prendas. Y este tipo de cosas me gustan, me siento bastante realizada. Llevo desmontando chaquetas no sé cuántos años, pues ahora que llegue a todo tipo de público, que la gente sepa que es reciclado, que le guste el diseño, para mí es lo más importante.

 

 

Ana Jiménez Izquierdo, fundadora de Anuscas Family. Foto: Sally Erritsos-Dulson

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.